Daniel Montero se mostró disconforme por el empate de Central FC en la Liga Brisas de San Martín

El capitán de 37 años manifestó su inquietud por la falta de finiquito de sus delanteros, aunque confía en revertir el mal momento y dar que hablar en este torneo de clausura.

Luego de varias semanas sin ver rodar la caprichosa, Liga Brisas de San Martín vivió una nueva jornada de fútbol. En un duelo de realidades totalmente distintas, Academia no pudo romper la paridad y empató sin goles ante Central FC, válido por la sexta fecha del grupo A.

Uno de los jugadores que sacó el habla fue Daniel Montero, capitán de 37 años de Central FC que se mostró autocrítico por el rendimiento del equipo y aclaró por donde pasó el empate sin goles.

«Faltó concretar las oportunidades en la delantera. Si bien un partido que termina 0-0 pareciera que fue fome, este no lo fue. Hubo muchas oportunidades y fue un encuentro de ida y vuelta, donde en grandes pasajes del partido dominamos nosotros. El funcionamiento fue bastante bueno y la ausencia de delanteros, instancia donde tuvimos que improvisar un poco, nos pasó la cuenta. Creo que siempre se puede mejorar más y esa es nuestra intención», aseveró de entrada.

Análisis del partido

A pesar de no poder quedarse con el triunfo, Central FC le robó un importante empate al líder de la categoría senior (grupo A) y así lo analizó el propio Daniel Montero.

«Academia es un rival muy duro y por algo van punteros en nuestro grupo, pero los tuvimos ahí. Ellos en la cancha manifestaban su inquietud por el partido y nosotros tenemos un buen equipo, a pesar de que somos un conjunto que está peleando la parte media-baja de la tabla. El funcionamiento de hoy estuvo muy bien, cambiamos esquema y eso nos ha ayudado mucho para pelear de igual a igual con los rivales».

Unidos a la religión

Central FC lleva el nombre en honor a una iglesia que se ubica en el centro de Santiago, recinto donde varias amistades decidieron fundar un equipo de fútbol y, de esta forma, extender sus principios a otro ámbito que no fuera la religión.

Gracias a esto, Daniel Montero explicó que su intención como equipo va más allá de ganar títulos y ser el mejor, sino que es entregar valores que pueden ayudar de cierta forma a mejorar el entorno del fútbol.

«Nuestro club siempre vela por el compañerismo. El objetivo de cualquier equipo es ganar, pero nosotros nos esforzamos por algo más y es entregarle un mensaje al mundo del fútbol sobre el buen comportamiento. Somos un grupo cristiano en su mayoría e intentamos seguir buenos valores: respeto hacia el rival y sobre todo compañerismo. La idea es ayudar para que el fútbol sea un elemento social y positivo en la vida de las personas», finalizó.