Cómo afrontar y evitar lesiones ante un eventual desconfinamiento

Parece que casi tras seis meses de aislamiento obligado por culpa del nuevo Coronavirus, poco a poco se comienzan a ver indicios de que el virus retrocede y podremos volver a nuestras actividades diarias, como el trabajo, las reuniones sociales y, aunque aún no se ha dicho nada, el deporte. 

Si bien las autoridades sanitarias no han confirmado un retorno para los deportistas amateurs, la vuelta del fútbol profesional es inminente y con ello, obviamente que las ganas de correr detrás del balón no faltan. 

Sin embargo, no hay que «volverse locos» una vez que se pueda volver a realizar actividad al aire libre y por eso, recogimos una entrevista del doctor Christophe Ramirez Parenteau, médico especialista en Medicina y Educación Física del deporte y director médico en la Clínica HLA Dr. Sanz Vázquez de Guadalajara, México, que aborda esta temática y machaca principalmente las lesiones a un factor: la ansiedad. 

«La causa principal es la ansiedad que tenemos todos los que hemos estado en confinamiento por hacer lo que más nos apetece. Desde el abuelo que quiere abrazar a sus nietos una y otra vez, hasta el que quiere ir de fiesta y pegarse la mayor juerga del mundo. Con el deporte es similar. Al deportista ahora no le valen 10 minutos, sino que quiere pegarse una paliza», dijo a Infosalus.

Para el facultativo, las principales que se darán tienen que ver con lesiones tendinosas y musculares, a causa de la inactividad prolongada, independiente de si mantuviste un aislamiento activo: «Las principales lesiones son por contracturas, roturas musculares, o tendinitis», detalló. 

Pauta de ejercicios

Para el profesional de la salud, la principal herramienta para aquellos que regresen a la actividad después del «parón» del coronavirus, debe hacerlo de manera progresiva y con pautas específicas de trabajo, para no sobrecargar los músculos y evitar penurias. 

Cómo evitar lesiones al retomar el deporte tras el desconfinamiento

«Recomiendo hacer la mitad de la mitad. Es decir, quien está acostumbrado a correr a una hora a un ritmo dado, debe empezar por correr media hora a un ritmo más lento que la última vez. Quien va al gimnasio y se levanta 100 kilos, 10 veces, ahora debe empezar por 50 kilos, durante 5 veces, volviendo poco a poco a lo que era normal». 

La distancia social también será factor

En un documento elaborado por la Sociedad Española de Medicina del Deporte y el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España para el retorno del deporte amateur, señalan que mantener la distancia social será clave para evitar una propagación e infección aún más masiva del virus. 

Esto, ya que señalan que el deporte se realiza en condiciones de esfuerzo físico y con intensidades -en muchos casos- muy elevadas, lo que incrementa la ventilación pulmonar que realiza la persona, aumentando el riesgo de contraer el virus. 

«El germen se transmite por vía aérea, por lo que la ventilación de la persona es un aspecto fundamental a la hora de establecer las distancias de seguridad. En condiciones de reposo, un adulto moviliza 5-6 litros por minuto. En esfuerzo moderado e intenso, un deportista moviliza más de 180 litros por minuto y algunos, hasta 250, y lo hacen con mucha más de expulsión del aire aspirado». 

Por lo anterior, recomiendan una distancia de entre 3 a 6 metros entre corredores para carrera moderada y de unos 10 metros para carrera intensa.

«En los cruces y adelantamientos, la distancia de seguridad en sentido horizontal hay que aumentarla a 3 metros, y si lo que se hace es ciclismo, debe distanciarse 20 metros respecto al precedente, en velocidad media, y más de 30 en velocidad elevada».